Casa Mikado

Casa Mikado es una vivienda unifamiliar construida sobre una pequeña colina, en el extremo de una urbanización residencial en la comarca de la Ribera Alta. Su ubicación favorece unas vistas privilegiadas a un mar de naranjos, con 30 kilómetros de visibilidad a la redonda.

Configuran esta residencia dos volúmenes rectangulares de hormigón idénticos en cuanto a altura, longitud y profundidad, dislocados el uno respecto del otro. Ambos están conectados a través de una escalera helicoidal que sirve de eje de rotación entre ellos. La escalera, amplia y cómoda, evoca la geometría de un muelle y es un elemento escultórico fundamental del proyecto arquitectónico.

El volumen superior se apoya sobre el inferior y parece flotar sobre él. La planta baja se sustenta, a su vez sobre los muros de hormigón que dan forma al sótano de la vivienda. La dificultad constructiva radicó en lograr que cada volumen funcionara como vigas estructurales por sí mismos, lo que resultó un verdadero desafío técnico en la configuración de Casa Mikado, una vivienda unifamiliar que cobró vida gracias a la colaboración con un gran ingeniero estructural, Luis Ros.

La familia, compuesta por una pareja y sus dos hijos, deseaba un espacio exterior agradable donde poder disfrutar de la vida al aire libre. La manera en que el volumen superior descansa sobre el inferior permite crear el espacio del porche, que se adueña del paisaje, permite el paso a la brisa, y se protege del soleamiento en verano.

Mientras, la sala de juegos, de acceso independiente, se entierra abriéndose a un patio íntimo y oculto a las vistas. En el interior, en cuanto a materiales, se ha optado por la economía circular para generar un parqué industrial, que permite la instalación de suelo radiante y se logra reaprovechando los sobrantes del parqué tradicional.

Para el pavimento general de la vivienda se ha optado por parqué industrial, este se logra reaprovechando los sobrantes del parqué tradicional y es idóneo para la instalación de suelo radiante y contribuyendo a la economía circular de Casa Mikado, una vivienda unifamiliar que responde a los deseos de quienes la habitan.

La gran comodidad de la vivienda ha logrado que esta segunda residencia se haya convertido prácticamente en la principal de la familia. La planta inferior acoge todas las estancias de uso común, así como un baño y una habitación de invitados.

La planta superior acoge otros dos baños y tres dormitorios y se ha equipado con un sistema de lamas correderas, que permite el paso del sol en inverno y protege de su resplandor en los meses más cálidos. Toda la estructura está pensada para favorecer la protección solar y la ventilación cruzada. Un tercer volumen alberga el aparcamiento y delimita, gracias a un cerramiento curvo, el espacio de acercamiento y acceso a la vivienda.

Mikado-vivienda-unifamiliar-07
Mikado-vivienda-unifamiliar-02
Mikado-vivienda-unifamiliar-10
Casa-Mikado-Ascoz-Arquitectura- 3
Casa-Mikado-Ascoz-Arquitectura- 4
Mikado-vivienda-unifamiliar-03
Mikado-vivienda-unifamiliar-04

Arquitecto: Damián Ascoz Carrió

Arquitecto Técnico: Luis Sancho Martínez

Fotografía: Victoria Labadie

Cálculo estructura: Temcco Estructuras

Constructor: Hnos. Monzó

Cerrajería: Mayfer S.L.

Carpintería madera: Fuster Alonso

Cocina: Bulthaup Valencia

Sanitarios y pavimentos: Azulejos Perales

Electricidad: IMTécnica

Piscina: Piscinasdesal

¿Buscas ayuda con tus ideas?